¿Pilates o yoga? Descubre los beneficios y diferencias de ambas disciplinas

diferencias entre pilates y yoga

¿Pilates o yoga? Descubre los beneficios y diferencias de ambas disciplinas

Conocer la diferencia entre pilates y yoga te ayudará a tomar la decisión correcta por una de ellas. Y es que, si hay dos tendencias en alza en los últimos años, tenemos que mencionar ambas técnicas.

Aunque no son nuevas, ni una invención reciente, sí que ambas han irrumpido con mucha más fuerza hace aproximadamente una década. Por eso, hoy día casi todo el mundo conoce a alguien que practica yoga o que va a clases de pilates.

Te han hablado de ambas, de sus ventajas, de cómo funcionan, pero la duda sigue latente y no acabas de decidirte por ninguna.

Necesitas saber qué ventajas tienen y cuál de las dos te conviene más.

Y para eso, lo primero que te recomendamos es tener en cuenta tus objetivos. Saber qué quieres conseguir con los ejercicios y por qué estás valorando iniciarte en una de ellas.

Porque ambas contribuyen a aumentar el bienestar físico y mental, y a corregir desequilibrios posturales. Y tanto el yoga como el pilates se pueden empezar a practicar a cualquier edad.

El pilates tonifica

El método de Joseph Pilates tiene numerosos beneficios para la salud, no solamente físicos.

Además de mejorar la postura y ganar en flexibilidad, si practicas pilates tendrás una musculatura más fuerte, evitarás lesiones y aliviarás dolencias lumbres, entre otras ventajas.

El yoga también te puede ayudar con todo eso, pero el pilates se centra más en la fuerza. No quiere decir que tengas que tener unos músculos como Sansón ni que te vayas a poner como un toro, sino que se trabaja más el fortalecimiento y tonificación de los músculos.

Por lo que, si tu objetivo es tonificar el cuerpo, priorizando la zona abdominal, además de mejorar el equilibrio, la flexibilidad y la coordinación, te gustará más el pilates.

Su origen es más moderno, pues surgió a principios del siglo XX de la mano de Joseph Pilates. Lo empezó a utilizar como método de curación y rehabilitación para los enfermos que estaban en cama para fortalecer sus músculos.

De ahí que el método original sea con máquinas y combine ejercicios en suelo.

En el caso de que quieras reforzar el suelo pélvico, evitar la incontinencia urinaria, muy útil en el caso de las mujeres tras la maternidad, el pilates te reportará grandes beneficios.

En cuanto a la respiración, es fundamental en los dos casos. Pero, mientras en pilates, es torácica y se centra en el core, la parte central del cuerpo, en yoga es una respiración abdominal, más orientada a la relajación.

El yoga relaja

Practicar yoga ayuda a relajar la mente y sus beneficios van más allá de lo puramente físico.

Y es que se trata de una filosofía de vida.

“Mens sana in corpore sano” podría resumir lo que implica la práctica del yoga (mente, cuerpo y espíritu). Aunque hay que muchos tipos de yoga, nos referimos al tradicional que conoce la mayoría.

El yoga está más relacionado con la flexibiidad que con la fuerza, pero ambos trabajan la estabilidad corporal.

Su principal diferencia es el objetivo y el enfoque. El yoga es más espiritual, y supone un estilo de vida propio, más allá de la práctica del ejercicio físico.

Es una disciplina mucha más antigua, milenaria y procedente de Asia. Y al igual que el pilates, ayuda a aliviar el estrés y a mejorar la salud mental y corporal.

En el yoga, utilizas tu cuerpo para conectarte con tu mente, con tu yo interior, también mediante el dominio de la respiración y la concentración. Las posturas son a veces similares a las de pilates, pero en el caso del yoga están más enfocadas a la paz mental y la relajación, y suelen acabar con meditación.

 

Entonces, ¿cuál elijo, yoga o pilates?

Como has visto, ambas disciplinas comportan beneficios a nivel físico y mental.

Muchas personas lo combinan entre sí con excelentes resultados en todos los aspectos.

Pero si lo que quieres es reforzar tu musculatura, rehabilitar alguna lesión o prevenirla, tonificar el cuerpo y ayudar a la quema de calorías, siempre que sigas una alimentación adecuada, el pilates es la opción ideal.

Mientras que si lo que buscas es aprender a controlar tu mente a través del cuerpo, para encontrar una armonía y paz interior, deberías decantarte por el yoga.

Recuerda que ambas implican el control de la respiración y puedes salir agotado y con agujetas tanto de una como de otra clase. En las dos se trabaja toda la musculatura y mejorarás la flexibilidad y equilibrio.

Así es que, da igual la edad que tengas, que puedes hacer pilates o yoga con total tranquilidad.

Aunque, eso sí, elige un centro cualificado y ten en cuenta la experiencia del monitor.

Si quieres probar una clase del método original de Pilates en Plasencia, contacta con nosotros aquí y te damos cita.

Sin comentarios

Escribe un comentario.