Pilates o hipopresivos, ¿cuál elijo?

Pilates o hipopresivo

Pilates o hipopresivos, ¿cuál elijo?

Estás pensando empezar a hacer algún tipo de ejercicio físico para reforzar tu suelo pélvico o mejorar tu flexibilidad. Pero tienes dudas entre pilates o hipopresivos y no sabes por cuál decantarte.

Es normal, porque es una duda bastante frecuente que nos hacen mucho en el centro de Estudio Pilates.

Lo primero que necesitas saber es qué quieres conseguir y después conocer exactamente qué es el Pilates y qué son los ejercicios hipopresivos.

Así, sabrás cuál de los dos es el más adecuado en tu caso.

Si quieres despejar tus dudas sigue leyendo este post.

Vamos a contarte todas las diferencias de estas disciplinas para que descubras todos sus beneficios.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que es necesaria la supervisión de un profesional en ambos casos.

Sobre todo, si es tu primera vez con pilates o hipopresivos.

En nuestro centro, Pilates Plasencia, estudiaremos tu caso y posibles dolencias que puedas tener.

Como  la diástasis (tener separadas las partes izquierda y derecha de los abdominales), el funcionamiento del diafragma, o la fortaleza del suelo pélvico.

Además, hay que conocer si se quiere trabajar una zona en concreto, para lo que serían más recomendables los hipopresivos.  O la musculatura del cuerpo en general, donde encajaría mejor el pilates.

 

¿Qué son los hipopresivos?

Para saber qué resulta más beneficioso para tu salud, si hacer Pilates o hipopresivos, primero debes saber en qué consisten, qué trabajan y que pueden aportarte.

Se trata de una gimnasia abdominal hipopresiva creada por el Dr Marcel Caufriez durante los años 80.

Este doctor clasificó y ordenó secuencias completas de posturas, tanto de rodillas, como de pie, sentado, supino y prono.

La clave es la respiración y por eso, se inspira en el yoga.

Cada vez son más quienes practican esta técnica que consiste en entrar en apneas espiratorias (tomar aire, exhalar profundamente y, cuando no tengas aire en tu cuerpo, bloquear la garganta y abrir las costillas).

De esta manera, la presión abdominal baja, las vísceras suben y el abdomen encoge, en un ‘efecto ventosa’.

Como se trabajan diferentes posturas, activarán tu musculatura y más si actúa en contra la gravedad. De esta manera, tendrás un cuerpo más saludable.

 

¿Cuáles son los beneficios de los hipopresivos?

Los ejercicios hipopresivos aportan múltiples beneficios a tu vida.

El más notable es, sin duda, mejorar la postura y el tono muscular de los abdominales profundos, así como reforzar el suelo pélvico.

Este punto es especialmente importante para las mujeres, ya que se debilita con el paso del tiempo, los embarazos, los partos e incluso los deportes de alto impacto.

Los cambios hormonales, como la menopausia también afectan a esta zona.

Si eres constante, los ejercicios hipopresivos te ayudarán a recuperar esta musculatura. Lo que resulta esencial tras un parto, algún tipo de cirugía o problemas como la incontinencia urinaria.

No obstante, más vale prevenir que curar.

Lo mejor es empezar ya a cuidar del suelo pélvico para evitar dolencias en el futuro.

Si tu musculatura está fuerte se recuperará antes de cualquier situación adversa.

Por si esto fuera poco, los hipopresivos, al igual que el Pilates, ayudan a corregir la postura corporal.

De esta manera, mejorarán tus dolores de espalda o problemas en la columna vertebral.

 

Pilates o hipopresivos: principales diferencias

Tanto el pilates  como los ejercicios hipopresivos resultan muy beneficiosos para la postura, para la musculatura, el equilibrio y la fuerza.

¿Cuál deberíamos practicar entonces? Veamos, a continuación, las principales diferencias entre una y otra.

Lo primero que hay que saber a la hora de decantarse por pilates o hiporesivos es que en Pilates el core, es decir, la musculatura abdominal, se trabaja de forma activa con otras fibras musculares implicadas

Aunque el Pilates resulta muy beneficioso para la recuperación después del parto o incluso para prevenir problemas de riñón, los ejercicios hipopresivos están más enfocados a estas cuestiones junto con la mejora del tono muscular del suelo pélvico.

El Pilates trabaja todo el tiempo de la clase la zona del abdomen y fortalece casi todas las cadenas musculares del cuerpo.

Además, fomenta una conexión cuerpo-mente especialmente relajante que alivia el estrés. Es un ejercicio completo de bienestar.

 

Pilates e hipopresivos, una combinación ideal para la salud

Si tan buenas son estas disciplinas, ¿por qué no hacer las dos combinadas?

El resultado es perfecto para tonificar todo el cuerpo y relajar la mente.

Además, tanto el pilates como los hipopresivos son adecuados para cualquier persona que quiera mejorar su bienestar, su musculatura y equilibrio.

Por ejemplo, esta combinación resulta ideal para mujeres que hayan pasado por una cesárea. Porque la musculatura abdominal pierde sensibilidad y control motor en este tipo de intervención.

Con constancia, se recuperarán las sensaciones así como la conexión muscular para realizar un ejercicio más completo.

Hay que destacar que, aunque no tengas ninguna dolencia, gracias al Pilates e y lo hipopresivos conseguirás aumentar la capacidad pulmonar, mejorar el retorno venoso, optimizar el riego sanguíneo así como mejorar el control del suelo pélvico.

 Este último punto mejorará las relaciones sexuales y alivian el dolor intradiscal.

Esto además, mejora nuestras relaciones sexuales y alivian las presiones intradiscales de la columna vertebral.

A modo de resumen, estas dos técnicas te ayudarán a tomar conciencia de tu cuerpo a través de la respiración.

Notarás en seguida la mejora de la postura y la musculatura así como una gran bienestar. Anímate a probar y cuéntanos en los comentarios tus resultados.

Sin comentarios

Escribe un comentario.