Pilates para principiantes: claves para notar sus efectos lo antes posible

pilates para principiantes

Pilates para principiantes: claves para notar sus efectos lo antes posible

El pilates para principiantes es una de las disciplinas más demandadas, sobre todo por mujeres y en especial, las que tienen hijos, trabajan y se encargan además de las tareas domésticas.

Porque cuanto más hagamos, más necesitamos cuidarnos y darnos un respiro.

Aunque en realidad, es para todo el mundo y los beneficios que aporta el pilates no distinguen de sexo ni de edad.

Ni mucho menos del tipo de trabajo que tengamos.

Así es que, no hace falta ser madre, trabajar fuera de casa o gestionar la mayoría de tareas de casa para apuntarse a clase y descubrir las ventajas que tiene esta técnica que lleva ya unos años de moda.

Si estás pensando en apuntarte a pilates, o acabas de empezar seguro que te estás haciendo preguntas.

Por mucho que te hayan contado, o hayas leído en internet, es importante que sepas qué puedes esperar de tus clases para que no sientas que has tomado la decisión equivocada.

Así es que, en este post, te vamos a contar cuáles son las claves para obtener resultados, que en Estudio Pilates Plasencia aconsejamos a los clientes.

 

Empezar con ganas

Parece una obviedad. Pero a veces la gente se apunta a pilates porque se lo ha recomendado una amiga o porque no sabía qué hacer para estar activa.

Y va a las clases pensando que no van a conseguir nada.

O peor aún, salen desmotivadas porque se creen que no han hecho esfuerzo suficiente, no han sudado la gota gorda o, por el contrario, se han encontrado perdidas porque no entendían nada.

El pilates parece fácil, pero reconocemos que, al principio, cuesta.

Esto como cuando aprendes a conducir, que te parece imposible estar pendiente del volante, el freno, las marchas, la circulación… pero luego te sale automático.

 

Tener paciencia

Hay personas que esperan perder peso al mes o dejar de notar los dolores de espalda después de las primeras sesiones.

Ten claro que el pilates no está pensando para adelgazar. Y que sus efectos se notan a la larga, no son inmediatos.

De hecho, el propio creador del método, Joseph Pilates hablaba así sobre su práctica:

 “En diez sesiones sentirás la diferencia; en veinte notarás la diferencia y en treinta te cambiará el cuerpo”.

 “La paciencia y la perseverancia son cualidades vitales para conseguir el éxito en cualquier objetivo”.

 Así es que, paciencia porque los beneficios llegarán. Hay casos como este que asegura que en solo un mes su cuerpo completamente. Pero lo normal, es un poco más adelante.

 

Ser constante

Relacionado con la paciencia está la constancia.

En el pilates para principiantes se suele recomendar una o dos sesiones por semana. Lo ideal son dos, pero si por cualquier razón fuera imposible para ti, al menos acude todas las semanas un día, que siempre será mejor que ninguno.

No solo para los que empiezan, sino en general, es aconsejable tomárselo en serio.

Porque si vas una semana sí y otra no, o te tiras meses sin ir, te costará coger la rutina y además los resultados irán mucho más despacio.

Así es que, conciénciate de que si te apuntas a pilates no es para hacer como la gente que se apunta al gimnasio y enseguida se aburre.

 

Probarlo antes de empezar

Otra recomendación si quieres hacer pilates y eres principiante es que acudas a una clase de valoración.

En ella, verás cómo se trabaja, si te gusta, te apetece y crees que te va a poder ayudar.

Lo bueno de esa prueba es que estarás sola y te guiarán en todos los ejercicios y respiraciones, sin sentirte perdida o sin el pudor de estar interrumpiendo al resto de compañeros.

Aunque no todos los centros lo ofrecen, en Estudio Pilates Plasencia siempre hacemos una sesión gratuita que puedes pedir aquí para valorar el nivel y poner a la persona en el grupo más adaptado a sus necesidades.

 

Entrar en un grupo de tu nivel

Una de las razones por las que mucha gente se decepciona con el pilates y abandona es la frustración por no poder seguir las clases.

Sin empiezas pilates desde cero, y acudes a una clase donde el resto lleva meses e incluso años, te sentirás muy perdida y saldrás bastante desmotivada de las sesiones, sin ganas de volver.

Y es que no hay nada peor que ver cómo el resto avanza, hace los ejercicios y controla la respiración mientras tú te pasas la clase mirando al resto intentando copiarles.

Así es que, asegúrate de que tus compis de pilates van más o menos igual que tú.

Pueden ser 10 años menores o tener 15 años más. Eso no es tan importante, aunque como es lógico si tienes 25 tendrás mucha más flexibilidad que uno de 60.

 

Buscar centros con clases reducidas

Desde que se puso de moda el pilates, hay muchos centros donde imparten clases. Hasta en los gimnasios puedes encontrar esta disciplina.

Pero no te engañes.

Si quieres hacer algo por no estar sentada toda la tarde en casa, o por moverte a media mañana o sentir que tu vida no es tan sedentaria, lo que sea te vendrá bien, aunque seáis 15 ó 20 en clase.

Y el sitio te va a dar igual también.

Pero si lo que quieres es acabar con tus dolores lumbares, tonificar, corregir tu postura para evitar tirones o lesiones, liberarte del estrés físico y mental, ganar flexibiidad y coordinación, el pilates es lo que más te va a ayudar.

Lo único es que cuantas más personas haya en una clase, más difícil será para el monitor vigilar que estás haciendo correctamente cada movimiento.

Recuerda que en el pilates para principiantes necesitas un tiempo para cogerle el tranquillo.

Estos factores influirán en los resultados que obtengas con la práctica de pilates. Así es que, tenlos en cuenta y que no te den falsas esperanzas. En Estudio Pilates Plasencia te aseguramos que funciona, pero queremos dejar claro que la constancia es fundamental.

 Así es que, toma nota y disfruta de las clases.

Si ya estás notando sus beneficios, nos encantará leerte debajo en los comentarios del post.

Sin comentarios

Escribe un comentario.